5 consejos para una alimentación más saludable

Publicado el 24 de mayo de 2019

Cuando hablamos de comida, todos estamos adaptados a una serie de costumbres: algunas buenas, y otras no tan buenas. Y pese a que muchos de estos hábitos los vamos adquiriendo desde que somos niños, no significa que no podamos modificarlos un poco y adaptarlos a un estilo de vida más saludable.

Desde el blog de As Cancelas queremos ayudarte a que transformes los hábitos menos recomendables en otros más beneficiosos, para poder llevar un estilo de vida más saludable, con 5 sencillos ‘tips’ que puedes ir incorporando poco a poco a tu rutina diaria.

¡Cocina más en casa!

Una de las claves para comer más sano y logar un verdadero cambio de hábitos es cocinar. Así sabremos lo que comemos, y podremos organizar mejor nuestros menús semanales. Empieza por recetas sencillas, y experimenta todo lo que quieras con los distintos alimentos. Verás cómo en poco tiempo podemos cambiar nuestra dieta cocinando en casa.

Organiza tus comidas

Planifica un menú semanal variado y equilibrado. Esto te ayudará a organizar los platos que prepararás durante la semana e incluso ¡te facilitará hacer la compra! Y además, si sigues unos horarios de comidas regulares, estarás creando un efecto memoria en el organismo que se preparará para recibir alimentos de forma más eficiente.

¡Muévete!

Un paseo, subir por las escaleras en lugar del ascensor, bajarse del bus una parada antes… hay muchos trucos para que nuestro día a día no consista en pasarse todo el tiempo parados y cumplir con esos 30 minutos diarios de actividad física que nos recomiendan los expertos. Esto nos ayudará a preservar nuestra salud y a sentirnos mejor con nosotros mismos.

Come lo que te gusta

Muchas veces, cuando queremos comer más saludable nos echa un poco para atrás los alimentos que consideramos más saludables. Comer debe ser una experiencia placentera, así que elige dentro de tus alimentos favoritos los más saludables y pasa de los que no te gusten. Porque recuerda, si sigues una dieta con alimentos que detestes, estarás condenado al fracaso.

Recuerda: no estás ‘a dieta’

Cambiar nuestros hábitos alimenticios no significa que nos estemos poniendo ‘a dieta’. Es más, muchas veces relacionar un cambio en nuestra alimentación con una dieta es más perjudicial, porque lo vemos como una serie de normas más que como una modificación de nuestro estilo de vida.